Más de dos mil académicos, estudiantes y funcionarios de la U. de Chile realizaron masivo acto por la ley sobre universidades del Estado

En una potente señal de unidad, la comunidad universitaria proveniente de todas las facultades e institutos, se reunió en la Casa Central para expresar sus cuestionamientos y propuestas al contenido de dicho proyecto de ley, las que fueron posteriormente entregadas en La Moneda por las autoridades universitarias. Los principales reparos se refieren a materias como gobernanza y autonomía universitaria, régimen laboral de los funcionarios y financiamiento.

Desde primera hora de la mañana, miles de funcionarios, estudiantes y académicos de toda la Universidad de Chile se dirigieron marchando o en buses hacia la Casa Central, para sostener un histórico encuentro en el que se expusieron los cuestionamientos y propuestas de modificación para el proyecto de ley sobre universidades del Estado.

A la multitudinaria e inédita jornada, que fue encabezada por el Rector Ennio Vivaldi, asistieron autoridades universitarias como el Prorrector Rafael Epstein, los vicerrectores de Asuntos Académicos, Rosa Devés; de Extensión y Comunicaciones, Faride Zeran; y de Asuntos Estudiantiles y Comunitarios, Juan Cortés.

Fueron parte también de la histórica reunión triestamental los decanos Roberto Aceituno de la Facultad de Ciencias Sociales, Santiago Urcelay de la Facultad de Ciencias Veterinarias,  Jorge Gamonal de la Facultad de Odontología, Davor Harasic de la Facultad de Derecho, Marcela Pizzi de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo, y Clara Luz Cárdenas, de la Facultad de Artes; Roberto Neira, de Ciencias Agronómicas; María Eugenia Góngora, de la Facultad de Filosofía y Humanidades; Manuel Kukuljan, de la Facultad de Medicina; Carmen Luz de la Maza, de la Facultad de Ciencias Forestales y de la Conservación de la Naturaleza; Patricio Aceituno, de la Facultad de Ciencias Físicas y Matemáticas, así como la directora del Instituto de la Comunicación e Imagen, Maria Olivia Mönckeberg y la directora del INTA, Verónica Cornejo. Otras autoridades que participaron son el vicepresidente del Senado Universitario, Juan Carlos Letelier y el vicepresidente del Consejo de Evaluación, Luis Valladares.

Junto a ellos participaron también los dirigentes de las diferentes organizaciones gremiales, incluyendo Myriam Barahona, presidenta de la Federación de Funcionarios de la Universidad; Daniel Andrade, presidente de la Federación de Estudiantes; Vicente Neira, presidente del Sindicato de Trabajadores a Honorarios, y Héctor Díaz, presidente de la Asociación de Académicos.

En el acto público -en el que los académicos María Emilia Tijoux y Mauricio Barría oficiaron de conductores, y la directora del Archivo Central Andrés Bello, Alejandra Araya, leyó extractos del discurso de instalación de la U. de Chile de 1842- se dirigieron a los asistentes un grupo de representantes del Comité de Coordinación Institucional, de las organizaciones gremiales de nuestra Casa de Estudios, así como el Rector Vivaldi, quienes profundizaron las objeciones a este proyecto, en materia de gobernanza y autonomía universitaria, régimen laboral de los funcionarios, y financiamiento.

Si bien se valoró la posibilidad de debatir respecto a la relación del Estado con sus instituciones de Educación Superior, en la oportunidad se cuestionó que se busque transformar a estas universidades en empresas competitivas que van en detrimento de lo público, afectando la autonomía, la democracia interna, y las condiciones de trabajo de sus funcionarios.

El Rector Ennio Vivaldi rechazó que los planteles estatales deban depender del cobro de los aranceles a los estudiantes para financiarse, así como la restricción a la expansión de la matrícula.

Nosotros queremos que haya una ley sobre universidades del Estado, pero tiene que respetar las condiciones básicas de la educación pública del país, algo que permanentemente se nos ha negado”, aseguró Vivaldi, al tiempo que recordó otras movilizaciones de la comunidad universitaria, como la de 1967 durante la reforma universitaria, en 1987 cuando se luchó contra el rector designado José Luis Federici, y la reforma a los estatutos heredados de la dictadura en 1997.

En esa línea, enfatizó en que el objetivo es sacar adelante un proyecto “que vuelva a ofrecerle a Chile una instancia de hermandad, solidaridad, de compromiso, de progreso, de avance científico, de oportunidades reales para que se realicen nuestros jóvenes”.

Finalmente, el Rector Vivaldi advirtió a los asistentes que no se puede defraudar al país en esta materia, cuando “lo que está en juego es el futuro de la educación de nuestros hijos, de nuestra investigación, de la innovación, y de la pertinencia de nuestros profesionales como país”.

En representación del Comité de Coordinación Institucional, se dirigieron a los asistentes el decano de la Facultad de Ciencias Sociales, Roberto Aceituno, y la directora del ICEI, María Olivia Mönckeberg, quienes explicaron el trabajo que desde esa instancia se ha desarrollado para generar una batería de propuestas de modificaciones al proyecto de ley.

El decano Aceituno afirmó que en la actual coyuntura, lo que se encuentra en el centro de la discusión es “la concepción misma del Estado, de lo público, y de lo que significa una institución pública. En este último tiempo la palabra público o pública se ha deteriorado muchísimo, e intereses privados muchas veces están en el lugar de estos intereses. Este proyecto de ley es un signo más de ese deterioro de una forma de pensar las cosas colectivamente. Si el proyecto de ley sobre universidades del Estado se aprobara en los términos actuales, sería la consagración definitiva de la implantación del modelo neoliberal que lo que hace es privatizar lo público, y hacerlo desaparecer”.

La directora Mönckeberg, por su parte, aseguró que los tres puntos en los que se ha centrado la crítica de la comunidad, “violentan la autonomía universitaria, académica y financiera. Esto ha sido hecho por personas que no entienden lo que es ser universidad, ni lo que representa la Universidad de Chile en la historia, ni lo que representan las universidades estatales para el país”. 

El vicepresidente del Senado Universitario, Juan Carlos Letelier,rechazó las presiones y amenazas del gobierno hacia las universidades del Estado. “La única opción que tenemos es rechazar esta tentativa privatizadora y también las amenazas que se nos hacen. No puede ser que a última hora el gobierno introduzca una única indicación que es una amenaza para las universidades que no quieran adscribirse a su modo de gobierno”.

Finalmente el vicepresidente del Consejo de Evaluación, Luis Valladares, expresó su tristeza al ver que en democracia se podría implementar una política contraria a la educación pública, aunque calificó como una alegría ver tan activa “la potencialidad de la Universidad de Chile, que cuando ve una injusticia la rechaza, en este caso ante una ley que lesiona al conjunto de las universidades estatales”.

Unidad de los estamentos universitarios

Héctor Díaz, presidente de la AFUCh, destacó que la comunidad se reuniera tan masivamente en rechazo de “un abyecto proyecto de ley de universidades estatales. No es entendible que un gobierno quiera destruir a sus propias instituciones en pos de algo que puede significar un sistema educacional sin universidades estatales. Este hito es una advertencia al gobierno”.

En una línea similar Vicente Neira, presidente del Sindicato de Trabajadores a Honorarios de nuestro plantel, enfatizó en que el proyecto ha generado un rechazo tan transversal en la institución que se alcanzó un enorme grado de unidad. “Nunca la Universidad de Chile había tenido a todas sus autoridades y a todos sus estamentos y órganos máximos de acuerdo en un punto y hoy en día todos los gremios, los estamentos estamos de acuerdo en rechazar este proyecto”, remarcó.

Por su parte la presidenta de la Federación de Funcionarios, Myriam Barahona, aseguró que de manera similar a otros momentos de la historia en que la comunidad universitaria se movilizó masivamente, “hoy nos venimos a empoderar y hacernos parte de esta universidad. Este es el inicio de una conversación para llegar a tener una universidad democrática, en la que avancemos hacia una verdadera carrera funcionaria, por una universidad cuyo norte sea Chile y las necesidades de su pueblo”.

Finalmente el presidente de la FECh, Daniel Andrade, calificó el momento como histórico, y enfatizó en la necesidad de construir un horizonte común para enfrentar el contenido del proyecto, el que calificó como un atentado contra la educación pública. “Si no logramos sacar adelante un proyecto que fortalezca a las universidades del Estado, las instituciones van a caer en una crisis que puede ser terminal. Este es un hito inicial, tenemos que prepararnos para esta pelea, no puede ser un año testimonial, y tenemos que actuar con propuestas claras y con unidad como comunidad universitaria”, aseguró.

Tras la actividad, el Rector Vivaldi se dirigió junto a la comunidad universitaria hacia la Plaza Argentina, ubicada frente a las dependencias del Ministerio de Educación, para entregar una carta en el Palacio de La Moneda a la Presidenta Michelle Bachelet, en la que se exponen las críticas y propuestas de la Universidad de Chile respecto al proyecto de ley, con el objetivo de que sean recogidas para modificar el texto que se encuentra actualmente en el Congreso Nacional. Antes de la entrega del documento, los participantes de la jornada lanzaron al aire más de mil globos negros y azules, en señal de su desacuerdo con el proyecto de ley.

Esta jornada es el corolario del proceso de discusión interna organizado por el Comité de Coordinación Institucional, que generó instancias de discusión triestamentales en todas las unidades académicas de la institución el pasado 8 de agosto.

Texto: Felipe Ramirez
Fotografías: Alejandra Fuenzalida y Felipe Poga
Prensa-UChile